Seamos cada vez mejores

Escrito por yvan 16-10-2011 en General. Comentarios (0)

 

La moda, la música, el cine, la ciencia… la vida evoluciona, el paso del tiempo hace que cada vez todo sea o intente ser mejor, aunque habría que debatir y escribir mucho sobre si cualquier tiempo pasado fue mejor; pero a lo que vamos, en este blog nos ocupamos de las personas, de nosotros mismos, y tendríamos que preguntarnos si somos capaces de evolucionar, si queremos hacerlo, si vamos al ritmo que nos marcan, si nos quedamos por detrás, etc.. La evolución, ¿es ser mejor? Creo que ese concepto en la persona no crea debates, la respuesta es afirmativa.

 

¿Cómo podemos conseguir evolucionar o ser mejores a lo largo de la vida? Seguramente la fórmula mágica no sea la misma para cada persona. Sobre todo en los inicios cada uno de nosotros deberíamos seguir los pasos de quién lo hace bien, intentar aprender mucho de la gente, de nuestro entorno, de personajes externos, de lo que te rodea, o como digo yo, también es bueno aprender de lo malo, pero no para copiarlo, sino para saber lo que está mal y no hacer. Una vez encauzado el camino del aprendizaje tenemos que ser nosotros los que tengamos que tomar las decisiones y descubrir las vías que nos lleven a encontrar los destinos necesarios para que en todos los aspectos de nuestra persona podamos mejorar, y encontrarnos cada vez mejor con nosotros mismos, y ya no hablo de aspecto físico, por supuesto, sino mental; que es el que nos marca el paso para tener una vida más confortable o más dura, el vaso se va llenando conforme nuestros “espejos” y nosotros optamos por tomar el mejor camino para poder sonreir y disfrutar más de lo bueno, y tomarnos los acontecimientos negativos de una manera menos traumática de lo normal o habitual; entre otras cosas.

 

Muchas veces lo repito, pero esto no es cuestión de un día o de un mes o de un año, es cuestión de experiencias, de hechos, de palabras, de motivos, de aptitudes, de actitudes, de ganas, de saber, de conocer, pero sobre todo, de querer.

 

¿Qué mejor motivación que luchar para estar cada vez mejor contigo mismo? No hay más, ni óptima respuesta. Tú eres la principal causa para que no se acabe nunca este intento, es una carrera que no termina nunca, desde que nacemos hasta que dejamos de existir siempre tenemos que evolucionar.

 

Para mirar hacia adelante no debemos olvidar, y si recordar, lo que dejamos en el pasado.