El que no tira el penalti.... no falla

Escrito por yvan 30-10-2011 en General. Comentarios (0)

 

 

Digamos que hay dos clases de personas; por un lado están las que afrontan las responsabilidades, las que dan la cara, la que aceptan los retos y por otro, las personas que se quedan al margen, no alzan la voz y que se conforman con lo que han logrado hasta ese momento. Ni mucho menos, es más negativo o positivo pertenecer a una parte o a otra. Cada persona tiene su personalidad, sus retos, sus riesgos, sus pensamientos; lo que trato desde estos capítulos escritos es que cada cual dentro de sus propias inquietudes o personalidad, tenga una mejor perspectiva de lo que creo que es afrontar nuestra vida desde un punto más positivo y más ameno. Y por supuesto, no es lo más eficaz, ni lo mejor, ni lo único, ni tan siquiera es fácil entenderlo en algunas ocasiones, pero es mi punto de vista y quiero darlo a conocer.

 

El título de hoy es referido a quienes se arriesgan a realizar cualquier tarea que a priori parece difícil o que realmente lo es… dentro de este grupo de personas están los que se arriesgan sin pensar y los que se arriesgan, pero analizando, pensando y calculando los posibles resultados que tal riesgo puede producir. Decía un amigo mío que “la ignorancia es muy atrevida” y que razón tenía. Si tienes un proyecto para hacer, no analizas qué puede pasar y lanzas el penalti es probable que lo metas, pero si analizas las ventajas y desventajas, el entorno, estudias las posibilidades, etc. es posible que también aciertes.

 

Con esto quiero decir que dentro de las ganas que tengas de tirar un penalti; si estás convencido de que vas a meter un gol, por favor, lánzalo, si fallas, no será nada negativo, no te arrepientas de hacerlo; estabas convencido y es lo que vale. Si lanzas y no lo metes intenta cambiar tu forma de emprender otro proyecto de otra manera, aprenderemos del pasado e intentaremos cambiar las situaciones que nos llevaron a errar. Por eso debemos aprender de lo que vamos dejando atrás para que lo que nos viene en un futuro sea más llevadero y confortable. La clave está en levantarse cada vez que nos caigamos. Por más que fallemos un penalti nunca debemos dejar de tener las ganas de volverlo a tirar. La actitud es la que nos mueve y la que debe motivarnos para coger el balón y ponerlo en el césped con el pensamiento claro que vamos a marcar.

 

Si piensas que vas a fallar, no te molestes en coger el balón. Los que no lanzan o no quieren el balón seguirán conformándose con hacer un buen partido, pero no serán los que marquen el gol.