Teoría del Vaso Lleno

General

De lo peor..... se aprende

Escrito por yvan 04-09-2011 en General. Comentarios (0)

En los momentos que corren es seguro que por nuestras cabezas pasan en más ocasiones pensamientos negativos que positivos; nos suceden cosas imprevistas, complicadas; el pesimismo se apodera de nosotros y no nos deja ver con claridad la situación que nos rodea.

 

Es complicado pensar en el mismo momento que te está ocurriendo algo doloroso que se puede sacar algo positivo de ello, pero si lo pensamos fríamente, si no dejamos que una actitud contraria penetre en nuestras mentes, podremos hacer de una escalada algo complicada, un camino no excesivamente duro; y no hablo de crearte en tu propia mente una bajada maravillosa con carretera ancha y en buen estado, sino hacer menos duro un momento de dificultades.

 

Lo fácil es ir a favor de obra, el viento te empuja sin hacer excesivo esfuerzo para continuar con lo que quieres; pero cuando se torna en contra, ahí es donde debemos sacar las fuerzas, el carácter y el saber estar. Pienso que cuando extraemos lo mejor de cada uno, se debe a que estamos aprendiendo, momentos crudos pasados nos sirven de ayuda para que en el futuro se pasen con otra dimensión, con otro estado de ánimo, con otra actitud.

 

Ya hablaba anteriormente de la necesidad de buscar un resquicio de luz en la oscuridad,  pero hay que buscarlo y hay que luchar por encontrarlo, todo está en la mente y es algo que nos permitirá afrontar las curvas complicadas de manera menos negativa.

 

Tomarse con buena filosofía los malos momentos, nos permite allanar un camino que se puede volver ruinoso si caemos en las garras de la negatividad. De todo lo peor que nos sucede en el pasado debemos aprender; así cuando vuelva a ocurrir con posterioridad; es seguro que le haremos frente con una postura más válida que en momentos pretéritos.

 

 

 

Nuestra Mente mueve montañas

Escrito por yvan 12-08-2011 en General. Comentarios (0)

Habitualmente se dice que la fe mueve montañas; digamos que desde este lado, el que escribe piensa de forma más empírica y prefiere decir que nuestra mente mueve nuestras propias montañas.

 

El motor de nuestro cuerpo es nuestro corazón, quien lo guía es nuestra cabeza. Es poderosa, es inteligente, nos puede llevar a pozos oscuros en nuestra existencia o al cielo más maravilloso; nos dirige  a su antojo; nos hace llorar, nos hace reír, nos hace perder la compostura, nos puede hacer triunfar, nos puede dar la tristeza y sobre todo nos puede dar la felicidad.

 

¿Qué debemos hacer para que por lo menos, podamos llegar a comprender o entender los movimientos de nuestro más preciado bien? No es flor de un día; es algo más. Es cuestión de experiencia, de vivencias e ir reflejando en tu propia mentalidad hacia qué camino debes ir, eres tú quién debe enseñar a tu cabeza el camino para llegar donde tu quieras; no donde ella pretende  arrinconarte.

 

La mentalización es primordial, elemental y básica para un buen desarrollo de nuestros movimientos y para hacer lo que nos propongamos; en ciertas situaciones debemos estar preparados para lo inesperado, por más que queramos gobernar a nuestra mente, siempre intenta darnos la vuelta, intenta ir hacia el lado contrario, puede llegar a ser mezquina, envidiosa y autodestructiva; pero siempre podemos dominarla, es algo que debemos tener claro; debemos tener la seguridad que la mente debe ser empleada y movida por nosotros, no dejando al libre albedrío los movimientos de ésta y siempre pensando en todo lo que hacemos, y porqué lo hacemos, con ello tendremos la tranquilidad necesaria para saber que el camino tomado sea el que nos hemos propuesto desde un principio.

 

Con esto no quiero decir que no dejemos paso en algún momento a reacciones  no controladas, exageradas, no autómatas, etc. Claro que es bonito y jugoso disfrutar de momentos esporádicos o inesperados que nos hagan sonreir y pasar buenos momentos; siempre siendo conscientes y tener equilibrio para controlarlos.

 

Nuestra propia fuerza de voluntad y las ganas que tengamos de intentar conseguir dominar nuestra mente será la que nos lleve a conseguir lo que queramos en la vida.

Conócete a ti mismo

Escrito por yvan 07-08-2011 en General. Comentarios (0)

 

Para la consecución de logros, para obtener metas soñadas, es muy seguro que vamos a contar con la ayuda de nuestro entorno, familia, amigos, compañeros, etc y de personas que a lo largo de una vida se cruzan en tu camino más o menos tiempo; pero el suficiente como para marcarte en él. Pero tú eres el protagonista de tu propio camino.

 

Las circunstancias que rodean a una persona se entrelazan entre distintas conductas, se van conociendo métodos y acciones de ellas, dependiendo en qué momentos o coyuntura nos encontramos, nos harán reaccionar de una u otra manera. Para saber encauzar la energía con la que respondemos a ciertos estímulos debemos antes conocer la procedencia de éstos.

 

Según en que situaciones nuestro estado de ánimo se va a ver influido por agentes externos o por nosotros mismos…. Hay momentos en los que hacemos comentarios del tipo “no me conozco”. Las fuerzas, las energías, las debilidades, las oportunidades que podemos conocer y conseguir con nuestro propio aliento es inmejorable para saber por donde caminar en cualquier momento, saber reaccionar ante un determinado estado de ánimo de un conocido, de un familiar o de ti mismo es imprescindible en el mundo en que nos movemos.

 

Para comprendernos tenemos que congeniar, luchar, hablar, discutir, con nuestro propio interior. Si no hacemos esto, el propio paso del tiempo hará que no sepamos quienes somos; para poder mirarnos al espejo y saber responder a cuestiones del tipo dónde queremos llegar, antes deberíamos saber de dónde procedemos, conocernos, el porqué de las cosas y el porqué de nuestras reacciones ante determinados aspectos que nos encontramos a diario.

 

Siempre hablo del entrenamiento; en este caso es simplemente pensar en cómo y porqué. Todo lo que hacemos lo hacemos por un algo; ninguna reacción o acción que tenemos en la vida; una opinión, una respuesta o un hecho no es por casualidad; todo tiene sus inicios, su porqué; cuando sepamos responder a esa pregunta, habremos dado un paso de gigante para saber quiénes somos.

 

Hay que tener en cuenta que nosotros podemos vernos de una manera muy distinta a como nos ven los demás; podemos pensar que somos amables, simpáticos o cariñosos; mientras que las personas más cercanas pueden pensar que eres mezquino, antipático y desagradable. Estaremos más cerca de la verdad si la distancia entre lo que pensamos  y la opinión de los demás es pequeña; si la diferencia entre lo que opinamos sobre nosotros y lo que opinan los demás es grande, tendremos un problema; ya que no nos conocemos tan bien como creemos. Por este motivo es muy importante saber quienes somos. A lo largo del tiempo daremos pruebas de que lo que mostramos al exterior es lo que hay en nuestro interior; no se demostrará hablando, sino haciendo.

 

 

Con Esfuerzo llega la recompensa

Escrito por yvan 24-07-2011 en General. Comentarios (0)

 

Nuestra teoría de basa en pretender mirar las cosas con un prisma algo distinto al que la sociedad o los propios hechos que nos acontecen nos marcan. Si todo va mal a nuestro alrededor, pues nos dejamos llevar y nosotros lo hacemos peor; que la cosa marcha bien… pues no subimos al carro y para adelante; es decir, nos movemos a veces como veletas dependiendo de la dirección del viento.

 

A mi modo de verlo, eso es un error, pienso que nunca deberíamos dejarnos llevar,  si miramos a través del cristal del vaso lleno, nuestra percepción de los hechos cambiará y el empuje que pretenda marcarnos la vida, será frenado y envuelto en todo momento por nuestros propios pensamientos, que serán positivos y dirigidos en una u otra dirección; que no será la misma, en ciertas ocasiones, que la que es marcada por el propio tránsito de los acontecimientos diarios que surgen en nuestras cercanías.

 

Bien, eso es la teoría, pero para que esto se ponga en marcha hacen falta muchos motores, ilusión, ganas, trabajo, esfuerzo… Me quedaré con esta última palabra, la primera acepción que se nos viene a la cabeza es el propio esfuerzo físico para la consecución de algún fin; pero yo voy más allá, un esfuerzo mental que debemos mantener con mucha actitud y con respeto, dice la RAE en su segunda acepción que es el empleo enérgico del vigor o actividad del ánimo para conseguir algo venciendo dificultades. Justo es eso lo que debemos pensar y hacer para que el viento del que hablábamos antes, no nos guíe en la dirección equivocada, y contad con que los huracanes y vendavales llegarán, si somos previsores y hemos conseguido reafirmar el pensamiento positivo con tesón, ilusión, brío, etc. estaremos preparados para aguantar lo que nos venga dado.

 

Y no es fácil recibir los reveses que te puedes encontrar en determinados momentos, incluso con los arrestos y energía no sea suficiente; pero teniendo en cuenta que no todo es tan malo y que la fatalidad es algo que debemos obviar; podremos ir allanando el camino de las dificultades.

 

Aunque realizando grandes esfuerzos no podamos conseguir en primeras instancias lo que queremos, nunca caerán en saco roto, ya que para cualquier cuestión que nos pueda aparecer, más tarde o temprano nos servirán… es algo que tendremos en nuestra propia persona y que nos marcará nuestra forma de pensar y hará que nos movamos con la cabeza alta, erguidos y pisando fuerte en cualquier momento y situación. De alguna u otra manera la recompensa llega ya sea por el propio resultado o incluso por la manera de intentarlo.

Imagina siempre lo mejor

Escrito por yvan 17-07-2011 en General. Comentarios (0)

No es que me entusiasme la idea de hacerme adivino, ni mucho menos, pero por la experiencia que me ofrecen los hechos vividos hasta ahora, podría decir que un pensamiento positivo sobre algo que tengo que hacer  próximo en primera persona, hará que salga más o menos como lo pensé. Esto no es decir, quiero volar y no necesitar alas para hacerlo, es sin más, que intentar visualizarte haciendo las cosas bien y con ganas, el resultado no es que siempre sea el esperado, pero el hecho de hacerlo con actitud positiva hará que nos lo tomemos de manera distinta a si se hace pensando en que tropezaremos, así seguro que nos caemos.

 

Cuando yo paseaba por mi adolescencia no creía en estas cosas, pero a medida que te suceden cosas, vas aprendiendo de los errores, cada vez que nos caemos nos levantamos, y por supuesto ponemos los medios necesarios para que no volvamos a errar en aspectos del pasado que nos condicionaron para caminar con valentía y con tesón a lo largo de una vida.

 

Y como ya hablaba en temas anteriores, no es suficiente con cerrar los ojos e imaginar que todo va a salir bien; es cuestión de días, de meses y de muchísimo esfuerzo; la magia no existe para esto, tú debes ser tu propio entrenador, es ni más ni menos, que afrontar todo con energía y un pensamiento muy positivo, pero hay que luchar y trabajar por lo que quieres. Los logros llegan siempre que tu actitud sea adecuada; y si encima tienes aptitudes para realizar lo que tienes en mente, es cuestión de tiempo que lo consigas.

 

Recuerda, tómate la vida con positivismo y sobre todo con sonrisas.